¿Qué le pasa a nuestra piel si nos vamos a dormir maquilladas?

¿Qué le pasa a nuestra piel si nos vamos a dormir maquilladas?

Siempre os decimos que hay que desmaquillarse antes de ir a dormir pero seguramente no sabréis porque. Quizá pensarás que no perjudicará en nada de forma inmediata pero a lo largo del tiempo, la piel acabará sufriendo las consecuencias y su solución será mucho más complicada. Te explicamos qué le pasa a la piel cuando no se desmaquilla al irnos a dormir y porqué insistimos tanto en ello.

Ritmos circadianos

Son el reloj biológico de nuestro organismo y se encarga de regular las funciones fisiológicas. Cuando nos vamos a dormir, entramos en una fase de letargo donde la temperatura corporal baja, la presión sanguínea disminuye conjuntamente con la secreción de hormonas.

 También es el momento en el que el cuerpo aprovecha este estado de reposo para reparar de los “daños” que ha sufrido durante el día. Obviamente, la piel también entra dentro de este proceso regenerador.

¿Qué le ocurre a la piel maquillada mientras duermes?

Durante el día la piel se encuentra en modo “escudo”: preparada para defenderse de los daños ambientales, el estrés, la contaminación… Por la noche, la piel se relaja y aprovecha para regenerarse. ¿Qué ocurre entonces cuando te vas a dormir maquillada? Pues que la piel encuentra una “barrera” en su proceso de reparación: poros obstruidos, células muertas acumuladas, impurezas… Obviamente, no puede completar correctamente su función nocturna y a la larga tu piel se puede resentir visiblemente con la aparición de más arrugas (envejecimiento prematuro), granitos, imperfecciones, etc.

¿Cuál es la rutina de cuidado perfecta?

Primero, utilizar un buen desmaquillante. Ahora mismo puedes encontrar diferentes texturas para que te sientas más cómoda: leche, loción, etc. Te recomendamos que utilices un desmaquillante específico en el caso de los ojos, ya que está formulado con ingredientes especiales para cuidar esa área tan delicada.
Segundo, limpiar con una loción limpiadora y después aplicar el tónico, o bien utilizar agua micelar, que aúna los dos pasos en uno. Gracias a las micelas, una estructura química que es capaz de atraer como un imán la suciedad y grasa de la piel y dejarlas atrapadas en su interior, terminarás de eliminar el maquillaje que haya podido quedar junto con las impurezas y células muertas.
Finalmente te recomendamos que te apliques un tratamiento cosmético nocturno, especialmente formulado para conjuntarse con los ritmos circadianos y ayudar a la piel a recuperarse. ¡Para que te levantes con una piel perfecta y radiante!

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code