¿Cómo proteger nuestra piel del frío?

¿Cómo proteger nuestra piel del frío?

El brusco descenso de la temperatura en invierno afecta a nuestra piel mucho más de lo que podemos creernos en un principio: Provoca sequedad, tirantez, deshidratación… Todos ellos síntomas de que algo no va bien o de que no te estás cuidando como debieras.

Te proponemos unos consejos para ayudarte a proteger bien la piel para llegar a la primavera más radiante que nunca:

Hidratación


Siempre decimos que es muy importante y deberíamos beber entre 1,5 y 2 litros de agua cada día durante todo el año, pero cobra más sentido aún en invierno y verano, al ser las 2 estaciones con las temperaturas más extremas. Cuando hace mucho frío, es importante consumir mucho líquido en formato zumo de naranja o caldos vegetales, por ejemplo.

Los tratamientos para nuestra piel tienen que ser más nutritivos que de costumbre y con textura en formato crema, a diferencia de verano que es aconsejable en formato emulsión. El tratamiento debe mantener la piel hidratada durante todo el día y siempre sobre la piel limpia, rutina esencial cada mañana y cada noche antes de ir a dormir.

Protegerse del sol

El deporte favorito de invierno es el esquí y no hay que olvidarse de que el sol afecta mucho más en la nieve porque se refleja en ella, así que hay que protegerse como si estuviésemos en la playa en verano.

Contorno de ojos

El frío afecta mucho a las zonas delicadas como el contorno de los ojos, así que lo mejor es aplicarte el tratamiento por la mañana y por la noche.

Reparación nocturna

A lo largo del día, nuestra piel sufre los efectos adversos del viento y del frío, así que lo mejor es aplicar un tratamiento nocturno para que se termine de regenerar la piel durante la noche.

Dieta equilibrada

No todo son tratamientos externos, adem

La protección también se lleva dentro

Del mismo modo que una piel deshidratada puede ser una de las consecuencias de beber poca agua, una piel más protegida también comienza desde el interior. Te recomendamos que lleves una dieta equilibrada y, sobre todo ahora en invierno, aumentes el consumo de verduras y frutas ricas en antioxidantes y vitamina C.

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code