¿Qué debemos evitar para retrasar el envejecimiento?

¿Qué debemos evitar para retrasar el envejecimiento?

Algunos gestos y comportamientos cotidianos envejecen nuestra piel y cuerpo sin darnos cuenta, y año a año nos pasan factura.

¿Cómo podemos gozar de una mejor salud y que se refleje en nuestra piel?

La falta de sueño. Dormir ocho horas es vital para conseguir un aspecto luminoso y olvidarte de bolsas y ojeras.

La vida sedentaria. Este comportamiento tiende a favorecer la obesidad, sin olvidar el aumento de probabilidades de padecer enfermedades vinculadas al corazón.

La bebida y el tabaco. Estas dos substancias provocan un envejecimiento muy precoz en la piel ya que causan su deshidratación.

Abusar de lo dulce. El exceso de azúcar, además de unos quilos de más, resta luminosidad en la piel y la envejece, marcando de manera más pronunciada las líneas de expresión.

No desayunar. Los tiempos de hoy en día, siempre con prisas de un lado a otro, provoca muchas veces el “yo con un café con leche tengo bastante”. Desayuna, sino, lo único que consigues es consumir proteínas, disminuyendo así la elasticidad de la piel.

Tomar demasiado el sol. A todas nos gusta tener un tono bronceado pero cuidado, una exposición demasiado continuada provoca el envejecimiento prematuro de la piel.

Por lo tanto, para cuidar nuestra piel al máximo y retrasar su envejecimiento a través de una vida saludable recuerda: dormir bien, hacer ejercicio, dieta sana y variada, tomar el sol de manera moderada y, por supuesto, con protección. Cambiando algunos pequeños hábitos nos veremos mucho mejor en el espejo y nos sentiremos mejor con nosotras mismas.