Los ciclos de la piel según la edad

Los ciclos de la piel según la edad

Las pieles de las personas se pueden ordenar de diferentes formas: Según el tipo de piel, edad biológica, estilo de vida e incluso según la estación del año en la cual queramos ordenarlo.

Es diferente irse de vacaciones a la nieve que irse a la costa o tener una jornada laboral encerrado en una oficina o en el exterior. También afectan hábitos como fumar.

Ciclo celular

Las células de una piel joven puede llegar a tardar casi un mes en llegar a la superficie y descamarse. Si la piel es madura, se necesita más tiempo y de ahí que se acumulen más células muertas.

El viaje de una célula de la piel depende de otros factores que ralentizan el ritmo de renovación celular: Exposición a rayos UV, falta de sueño, nutrición, ... Además, en las pieles jóvenes la melanina se distribuye de forma más uniforme consiguiendo así un tono de piel más homogéneo.

La barrera de hidratación natural en la capa superficial mantiene nuestra piel hidratada previniendo la pérdida de humedad. Las fibras de colágeno y elastina son las que proporcionan firmeza, elasticidad y suavidad en nuestra piel.

Nuestra piel cuando tenemos 20 años

Necesita que la mimen aún estando en su mejor momento. Se prioriza la protección solar, hidratación y control de impurezas. Elemental seguir un programa de higiene, hidratación óptima y cuidar imperfecciones y pequeñas arrugas que empiezan a aparecer.

Nuestra piel cuando tenemos 30 años

El ciclo de renovación de las células de la piel empieza a ralentizarse y la piel pierde capacidad de sostenerse por sí sola y defenderse. Factores estresantes externos e internos y la exposición prolongada a rayos UV provoca un tono poco uniforme y primeros síntomas de envejecimiento de piel prematuro.

Nuestra piel cuando tenemos 40 años

Sigue ralentizándose el proceso de regeneración y todo empieza a pasar factura... la piel empieza a acumular elastina, colágeno y la piel se mantiene menos elástica y menos firme. Las líneas de expresión se marcan más y las arrugas profundizan en la piel.

Nuestra piel una vez llegamos a la menopausia

Descenso de nivel hormonal equivale a piel más frágil. Piel más fina con contenido de colágeno reduciéndose... eso provoca falta de firmeza. El mecanismo de defensa frente a rayos UV se debilita y nos hacemos propensas a que aparezcan manchas oscuras.

La barrera de hidratación pierde potencia con lo que la piel se vuelve más sensible. El ritmo de renovación celular es mucho más lento y se nota con un tono de piel más apagado de lo habitual.