¿Cómo trabajan los tratamientos nocturnos en tu piel?

¿Cómo trabajan los tratamientos nocturnos en tu piel?

Nuestra piel está todo el día expuesta a las inclemencias del tiempo: Sol, polución, ... con lo que el estrés tiene la necesidad de protegerse de todas esas agresiones así que, por la noche, nuestra piel aprovecha para regenerarse y repararse de los daños ocasionados.

La piel se comporta así gracias a la regulación de un reloj biológico interno, el ritmo circadiano, y para que funcione correctamente necesita un mantenimiento del tejido. Este reloj, además, permite que las células madre se vayan dividiendo cuando nuestra piel ya no está expuesta a esas agresiones, cuando sería más vulnerable.

Esos ritmos circadianos se regulan principalmente por dos genes, Bmal1 y Period1/2, que controlan la actividad o reposo en la regeneración celular y permiten que haya un ajuste preciso del comportamiento de las células madre.

Este sistema se va adaptando a todas las necesidades que tiene el tejido dependiendo de la hora del día y que haya un reemplazo de con un mínimo riesgo de agresión en el ADN de nuestro cuerpo.

No se conocen las causas por las que el cuerpo establece esos ritmos: Cambio de luz entre día y noche, temperatura, ingesta de comida, ... El reloj interno regula las células, frena el envejecimiento de estas y trabaja 3 veces más rápido de noche respecto el día.

Cuando ya cumplimos 25 años, el cuidado de la piel cobra más relevancia y las rutinas que hay que mantener por la noche son vitales en el proceso de reparación de la piel.

3 sencillos pasos

  • La limpieza un paso esencial. Da pereza desmaquillar la piel aunque consideremos que no llevamos maquillaje para retirarlo, al retirar restos de maquillaje, eliminamos también partículas contaminantes que generan radicales libres y asfixian nuestras células. Con la limpieza conseguimos que nuestra piel respire, se oxigene y se vitalice.
  • De día hidratación, protección y líneas escudo para que por la noche podamos disfrutar de líneas intensivas reparadoras y antiedad.
  • Por la noche, puro tratamiento. Según la edad, el estado de la piel, la época del año o la necesidad ofreceremos un tipo de activo u otro.

Exceso de sol, arruga, flacidez y manchas

Si nuestra piel se ha expuesto excesivamente al sol, los tratamientos nocturnos que mejor funcionan son los que contienen vitamina C. Estimulan la reparación de células y bloquea la acción de los radiales libres. Además, el sol con sus rayos UVA y UVB acaban desordenando la pigmentación con la alteración de nuestra piel atacando incluso al ADN. La vitamina C actúa en 2 niveles celulares: Superficial en la epidermis bloqueando rápidamente su acción y regulando los desórdenes pigmentarios y de forma profunda fomentando la reparación del ADN.

Si lo que buscamos es reparar arrugas por falta de densidad, los mejores son los de células madre epidérmicas. Cuando nuestra piel muestra arrugas en todo el rostro, va perdiendo grosor y, los factores usados para activar nuestras propias células madre, permiten aumentar el número de células activas y retrasan la entrada de senescencia, activando su funcionalidad. Con eso conseguimos una piel mucho más reparada, activa y funcional.

Si la flacidez acaba de instalarse en nuestra piel, hay que tratarla cada noche, redefiniendo el óvalo facial mejorando el rendimiento de los fibroplastos y activando la formación de nuevo colágeno en la piel, retensando los tejidos para un óvalo redefinido y perfecto.

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code