¿Porqué desmaquillarse y cuál es la mejor forma?

¿Porqué desmaquillarse y cuál es la mejor forma?

Todas sabéis que muchísimas veces llegas a casa muy cansada y con más ganas de irte a la cama que desmaquillarte... siempre pensamos: "Bueno... por un día que no me desmaquille no va a pasar nada...". ¡Ahí cometemos el primer error! El hecho de desmaquillarnos es un paso necesario en cualquier rutina de belleza que estemos llevando a cabo, es la base fundamental que permite cuidar la piel y dejarla lista y preparada para aplicar los diferentes tratamientos existentes. Si queremos ofrecerle buena salud a nuestra piel, debemos cuidarla.

Pero... ¿Porqué desmaquillarse?

De noche es cuando se realiza la regeneración celular y es ahí cuando, si tenemos la piel maquillada, tenemos impurezas de todo el día acumuladas, con lo que la regeneración celular no se conseguirá llevar a cabo de forma satisfactoria y, encima, aceleramos el proceso de envejecimiento de la piel.

El tratacmiento nocturno que estemos utilizando en ese momento, no penetrará de igual forma en la piel que si la hubiésemos desmaquillado previamente y no queremos perder el potencial de ese tratamiento, ¿verdad?

Desmaquillarse aporta muchos beneficios para nuestra piel: Hidratación, frescura, tonicifación, cierre de poros, ...

Una piel con un poco de acné tiene que cuidar muchísimo su rutina facial, si no se desmaquilla durante toda la noche, favorece la obstrucción de poros y aparición de granitos. El maquillaje ayudará a disimular durante el día esas imperfecciones pero por la noche hay que quitarlo TODO para que, cada vez, usemos menos maquillaje para disimular... lo que debemos conseguir es "curar" nuestra piel pero también trabajando de noche con tratamientos adecuados en pieles limpias y desmaquilladas.

Cuando nos levantamos, la piel se despierta mucho más seca y cuesta aún más limpiarla y desmaquillarla. Si encima volvemos a maquillarla, el resultado final no será el esperado.

¿Cómo me desmaquillo de forma perfecta?

Con productos específicos que están formulados para ser respetuosos con el contorno de los ojos. Empapando un algodón o disco y colocándolo encima del ojo presionando y deslizándolo hacia la sien. No es necesario ni frotar ni fregar con fuerza, simplemente insistir con varias pasadas hasta retirar todo el maquillaje.

Hay que desmaquillarlo con un producto adecuado para la piel, existen con diferentes texturas pero busca el que mejor se adapte a tus necesidades: Leche, emulsión, aceites, ...

Una vez usado el desmaquillador, hay que aplicar un tónico facial que termine de eliminar el maquillaje restante, refresque la piel, la tonifique y cierre los poros.

Unos ejemplos para que elijas el mejor podrían ser: Tónico Aloe Vera, Tónico a la Camomila y Tónico al Hammamelis.

Si has usado agua micelar, el tónico ya no hace falta usarlo.

¡Ah! Si no te maquillas... tampoco tienes excusa alguna para no "desmaquillarte". Usa un limpiador que retire la contaminación y las impurezas acumuladas a lo largo del día y aplícate el tratamiento nocturno habitual siempre después de haberte desmaquillado o limpiado la piel. Con la piel limpia y fresca, el producto siempre penetrará mucho mejor y aprovecharás el 100% de los beneficios que aporta su aplicación.