Las verdades y las mentiras en relación a la hidratación

Las verdades y las mentiras en relación a la hidratación

Como ya sabemos de otras entradas en nuestro blog, la hidratación en nuestra piel es fundamental y no únicamente por estética, principalmente por salud. Hoy en día es habitual que naveguemos por internet en busca de explicaciones y trucos de belleza que, en muchas ocasiones, o bien dejan mucho que desear o directamente son mentira.

Es difícil encontrar una información verídica y contrastada. Por ello, intentaremos contarte algunas de esas verdades y/o mentiras sobre la hidratación de nuestra piel.

"Como tengo la piel grasa, no hace falta que me la hidrate"

Rotundamente mentira... una piel grasa tiene un exceso de sebo pero no de agua. En la piel se puede formar una fina película que no es a causa de exceso de hidratación, sino de glándulas sebáceas que producen más grasa. Para poder decir adiós a los temidos brillos y poder eliminar las imperfecciones de las pieles grasas, hay que tratarla como es debido.

"La hidratación me ayudará a luchar contra el envejecimiento de la piel"

Esto es cierto. Una deshidratación en la piel es uno de los síntomas de envejecimiento de ésta. Por ello, cuanto más se hidrate, más se ralentizará la aparición de arrugas y estas serán de menor intensidad. Tampoco hay que olvidar que una piel poco hidratada será una piel apagada, sin confort y excesivamente tirante.

"Un tratamiento específico funcionará mejor cuanto más me hidrate la piel"

También es cierto porque una piel bien hidratada será una piel sana y mejor preparada para aprovechas todos y cada uno de los beneficios de los tratamientos específicos, como sérums, entre otros.

"Beber agua no influye positivamente en la hidratación de la piel"

Otra mentira... el agua que bebemos hidrata todo el organismo de forma general e incluye nuestra piel. Una hidratación correcta comienza por dentro y se nota por fuera. Pero no es suficiente... si queremos luchar contra los radicales libres producidos por la contaminación, sol, estrés, etc. Para complementarlo, lo ideal es aplicarse tratamientos hidratantes adecuados para la piel.

"Si me humedezco el rostro es más que suficiente para hidratarme"

Último punto que comentamos que también es mentira... echarse agua del grifo en el rostro refrescará de forma instantánea pero eso no quiere decir que esté hidratando correctamente nuestra piel. Las cremas hidratantes contienen algunos ingredientes que atraen el agua y la retienen en la piel para ayudar a reestablecer un equilibrio hídrico óptimo para nuestra piel.

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code