Solución a los 3 problemas de belleza más comunes del verano

Solución a los 3 problemas de belleza más comunes del verano

Durante el verano hay que cuidar de forma más exhaustiva nuestra piel porque, en la época estival, es cuando más sufre. Lo ideal sería prevenirlos pero, en el caso de que ya vayamos tarde, os enseñamos como solucionarlos una vez han pasado.

¿Has tomado demasiado el sol?

Te has pasado tomando el sol y te has quemado... hay que evitarlo porque, lo ideal, es tener una buena rutina solar que te ofrezca un bronceado bonito y saludable a la vez. No tiene que enrojecerse la piel para que coja ese tono que buscas pero, si ocurre, los pasos a seguir son:

  • Date una ducha con agua tibia para quitar los restos de cloro, arena y sal y usa un jabón neutro al ducharte
  • Sécate de forma suave y ves aplicándote un producto específico aftersun que se encargue de calmar la piel irritada, proporcione frescor, regenere la piel y también la hidrate como es debido
  • Evita volver a caer en el mismo error, por lo menos, hasta que haya desaparecido todo el enrojecimiento. Después de cada ducha, recuerda aplicar un tratamiento corporal muy hidratante para que tu piel mantenga un nivel de agua óptimo.
  • Si después de haber sufrido los efectos del sol notas que te mareas, tienes dolor de cabeza o muchos sudores, no lo dudes y acude al médico para que te diagnostique y descarte que no tengas una insolación o golpe de calor.

¿Notas la piel seca?

En verano es muy común que la piel se deshidrate porque se le suma la pérdida natural del agua a la sudoración por culpa de las altas temperaturas y la exposición al sol. La mejor forma para evitarlo es:

  • Protegerse: Si ya decimos que es importante usar todo el año una protección solar, en verano lo es mucho más, evidentemente. Hay que sumar tratamientos con un plus de protección solar y usar un fotoprotector que proteja ante todo el espectro solar, rayos UVA, UVB e infrarrojos y luz azul, que son los encargados de radicales libres y envejecimientos prematuros.
  • Beber líquido: Mucha agua fresca, poco a poco pero de forma constante a lo largo del día.
  • Plus: Si aún así notas que te falta un pequeño extra, no te cortes y añade a tu tratamiento habitual una mascarilla o concentrado hidratante que te ayude a recuperar ese equilibrio en tu piel.

¿De repente han aparecido manchas?

Puede ser que tu piel sea propensa a la aparición de pequeñas manchas, si es tu caso, tu piel te pide mucha más protección solar. La melanina es el método de protección solar que tiene nuestra piel al exponernos a los rayos solares.

Si eres de las que son propensas a que le aparezcan esas manchitas, tienes que cuidarte mucho más. Pon atención:

  • No abuses a la hora de tomar el sol
  • Usa protección solar adecuada
  • Usa un tratamiento específico anti-manchas
  • Después de verano, hazte un peeling

Pide consejo a tu esteticista habitual para que te ofrezca un tratamiento que te ayude si te has quemado tomando mucho el sol, si tu piel no está lo suficientemente hidratada por culpa del verano o si te han aparecido manchas en tu piel.

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code